Historia del centro

Durante la última década del siglo XIX en Zaragoza no hay plazas suficientes para acoger a hijos de trabajadores que durante la jornada no podían atenderlos. Así en 1898, se aprueba en sesión del Ayuntamiento que La Caridad abra una Escuela Asilo para niños, niñas y párvulos que será dirigida por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, donde además de la instrucción, se dará a aquéllos alimentación.

La Caridad se instaló en primer lugar en el antiguo Almudí, propiedad del ayuntamiento, pero clausurada la Exposición Hispano-Francesa, la Caridad comenzó a dar sus primeros pasos en el edificio donde sigue encontrándose, en la calle Segismundo Moret nº 4 el 28 de enero de 1910.

En 1921 se acuerda la creación de un Pensionado para niños de ambos sexos. Así, los niños podían asistir a las clases hasta los 14 años en el caso de los niños y hasta los 15 en el caso de las niñas. Por entonces los niños y niñas, tanto internos como externos, además de recibir las clases regladas de la época, aprendían oficios que sirvieran para que en un futuro pudieran ganarse la vida.

El colegio de La Caridad, que pasó a ser de enseñanza mixta en el curso 83-84, mantendrá su internado femenino hasta principios del 95, habiendo desaparecido décadas anteriores el masculino. Y pasará a llamarse Colegio Cantín y Gamboa, cogiendo el nombre de su fundador, en el curso 90-91 y convirtiéndose en un colegio actual y moderno.