¡Ánimo Sandra!

Los alumnos/as de 4º de Ed. primaria, han querido dar su apoyo a Sandra.
Una niña con  síndrome Cornelia Lange, que está ingresada en un hospital de San Sebastián.

La siguiente carta nos la ha enviado la familia al cole:

Mis muy queridos compinches epistolares,

 
informaros que Sandra ha salido del hospital para seguir su recuperación en casita. Tenía recién entregada una cama articulada y todavía le falta por recibir una silla adaptada para ducha, además que tienen que hacer obra en el baño para cambiar bañera por ducha, pero son temas inmediatos.
 
A su madre le han dado formación para lidiar con la traqueotomía y con la sonda gástrica -todavía no puede comer por boca y no se sabe si se podrá conseguir que se retiren estas dos cosas-, es una hospitalización domiciliaria, todos los días van a visitarla médico y enfermero y tienen un teléfono de asistencia 24 h con el hospital. La madre ya sabe que tiene la ambulancia del 112 a 7 minutos. Pero está en casa. Su objetivo, su único deseo todo este tiempo: quiero ir a casa. Quitadme los cables y los aparatos, quiero ir a casa. Ha estado muy malita, pero ha salvado el bache. La tarde antes de irse a casa, Sandra no hacía más que llorar, porque no se lo quería creer, “es que cada vez que me han dicho que me voy a ir a casa, algo se tuerce y me tengo que volver a quedar”, y la mujercilla lloraba de esperanza y de frustración.
 
Está con fisioterapia porque no queda claro que pueda volver a caminar. Está muy, muy flojita. Pero amigos, ESTÁ EN CASA, y para ella, es lo mejor que puede conseguir, estar con sus padres, su hermana, su perrete -que no se le despega ni un momento-, su cotorra, su habitación, su profe que le volverá a dar clase a domicilio pronto, que ella ya está pidiendo empezar con las clases, está matriculada en 3º ESO pero este curso aún no lo ha podido comenzar.
 
Os agradezco de todo corazón que le hayáis enviado ánimos por carta, por vídeo, por murales, trabajos, ¡mamma mía, cómo os lo habéis currado! Le habéis hecho la larga estancia más llevadera, más humana, se ha sentido acompañada por un montón de gente que no conoce y que le mostraban su apoyo y le daban fuerzas para seguir adelante.
 
A muchos de vosotros no os conozco en persona. Muchos de vosotros habéis hecho rodar esta bola y otros centros también se han implicado con este tema. Sandra ha recibido un montón de cartas de poblaciones que yo no tenía ni idea de que estuvieran enviando cartas. Por favor, pasad este correo a vuestros contactos, y a todos, os agradezco mucho que me hayáis ayudado a sacarle una sonrisa a Sandra. He llorado de agradecimiento con cada correo, con cada envío. He aprendido mucho de vosotros. Gracias.
 
Os paso una foto que me ha enviado su madre, Cristina, para que os la reenvíe. Y otra que la puso Sandra en el grupo de la familia que tenemos, primos, tíos, porque estamos repartidos por España. De una de vuestras cartas. “Si no sale el sol, se dibuja”.
 
Y como sé que donde las dan, las toman, me pongo a vuestra disposición por si algún día tenéis una idea, digamos, “distinta”, como ha sido esta, y necesitáis manos que ayuden.
 
Feliz año nuevo. Gracias, mil.
 
Belén Rivas

¡Bien por Sandra!